top of page
  • Cristina Torrijo

Estrias en el embarazo

Las estrías son la consecuencia de lesiones que se producen en la parte más profunda de la piel, cuando las fibras de colágeno y elastina de la dermis se rompen. Aparecen más frecuentemente en vientre, senos, muslos, cara interna de los brazos, abdomen y caderas. Son casi inevitables, durante el embarazo del 70 al 90% de las mujeres las desarrollan, pero no comprometen la salud de la mujer ni el funcionamiento de su organismo.

El comienzo de las estrías se caracteriza por la aparición de líneas rojizas muy finas y ligeramente elevadas que con el tiempo se transforman en líneas más gruesas. Pronto se deprimen y adquieren un tono violeta, que con los años se vuelve blanquecino y desaparece el vello de la piel sobre ellas. Tienden a aparecer en los últimos meses del embarazo cuando el crecimiento es máximo. Son irreversibles, de manera que es muy importante prevenirlas. Para ello es aconsejable:

  • Hidratar: cuanto más elástica es la piel menos posibilidades hay de desarrollar estrías, por eso es importante la hidratación frecuente de las zonas más propensas a las estrías dando un masaje suave con cremas corporales hidratantes o específicas antiestrías para aumentar la circulación (dos veces al día). Beber dos litros de agua al día.

  • Aumentar de peso de forma controlada. Atencíón al último trimestre. Importante usar una faja de protección lumbar. Sujetará el abdomen y evitara que la piel se estire en exceso, eso hará más facil recuperar la figura tras el parto y disminuirá las estrias. Igualmente el sujetador puede evitar que la mama caiga péndula, y por tanto estire en exceso la piel en la parte más superior.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La causa está claramente relacionada con factores sociológicos y de comportamiento. Sin embargo, se percibe también una progresiva disminución de las interrupciones voluntarias de embarazo, y aumentan

bottom of page